Pero siempre escribí

lunes, 16 de mayo de 2016

El borde

Es una de esas sensaciones indescriptibles
esas que duelen tanto que no podes - ni queres - transmitir
Cuando pensás que no sos suficiente,
que no importa lo que hagas no va a alcanzar
que da lo mismo si estás o no;
Y más importante que todo, vos no importás pero el resto sí

¿Cómo haces para ignorar eso?

Es como que te empujen por una escalera caracol (pero del pensamiento),
comenzas a caer y no podes parar
El problema es que, en la mayoría de los casos, el empujón inicial no existió
Te empujaste sola, es más, saltaste
Tal vez por costumbre
estamos tan acostumbrados a que nos lastimen que no entendemos cuando no lo hacen
y lo hacemos nosotros mismos
Por eso frená antes de saltar
Pensá
No hace falta
Mirá para atrás
No hay nadie
Nadie te quiere empujar
Nada te va a hacer caer
Parate en el borde,
mirá para abajo
y decí (te)
No gracias, estoy bien acá.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario